Estábamos allí, caminando bajo la luna llena en ese parque solitario, hablando de las primeras cosas que llegaran a nuestras mentes, aburridos. Luego de caminar aproximadamente por una hora, nos sentamos en una banca del parque a seguir conversando, al cabo de unos minutos noto que tu mirada se fija en mis ojos y sonríes de una manera muy tierna, te levantas y empiezas a correr, haciéndome señas para que te siga; me levanto de la banca y empiezo a buscarte, sin suerte. Finalmente te encuentro dentro de un tobogán, estabas escondiéndote de mi, me animo a entrar en el estrecho lugar donde quedamos frente a frente, y ahí estaba yo sobre ti, mirando tus ojos cafés mientras pensaba si lo que estaba a punto de pasar era correcto, me dejé llevar y te besé dejándome arropar por tu tibio abrazo, notando que tu inocencia poco a poco desaparecía. Pasó lo que tenía que pasar, hicimos el amor en ese parque bajo la luz de la luna llena donde luego me quedé dormido, y al despertar estoy en mi cama, en mi cuarto, en mi casa, ahí fue donde me di cuenta que todo fue un sueño, mi sueño de luna llena.


One Response so far.

Leave a Reply